lunes, 24 de septiembre de 2018



Camillo Sbarbaro

A veces, en el fuego de la calle…





A veces, en el fuego de la calle,
un canto de cigarra me sorprende.
Y de pronto me llega la visión
de los campos tendidos en la luz…
Y me asombro de que en el mundo existan
todavía los árboles y el agua,
todas las cosas buenas de la tierra
en las que un día encontraba el propio olvido.

Con tal estupor torpe en plena cara
recibe un ebrio el aire de la noche.

Pero siento después que el alma adhiere
a cada piedra de esta ciudad sorda
como el árbol con todas las raíces,
y me sonrío de mí indeciblemente
y alzo los codos en esfuerzo de alas…

Camillo Sbarbaro

[Versión de P. A.
Córdoba, 24-IX-18]

*

Talora nell’arsura della via
un canto di cicala mi sorprende.
E subito ecco m’empie la visione
di campagne prostrate nella luce...
E stupisco che ancora al mondo sian
gli alberi e l’acque,
tutte le cose buone della terra
che bastavano un giorno a smemorarmi...

Con questo stupor sciocco l’ubriaco
riceve in viso l’aria della notte.

Ma poi che sento l’anima aderire
ad ogni pietra della città sorda
com’albero con tutte le radici,
sorrido a me indicibilmente e come
per uno sforzo d’ali i gomiti alzo...

Camillo Sbarbaro

[De Pianissimo,
Edizioni della “Voce”, Firenze, 1914]

miércoles, 19 de septiembre de 2018



Tres versiones de un epigrama
de James Thomson


John Frederick Peto, "Naturaleza muerta con jarro, pipa y libro" (1899)



1

Dadle a un hombre una pipa, dadle un libro,
Y su casa reluce con serena delicia,
Aunque su cuarto sea en verdad un cuarto mísero.

2

Dadle a un hombre una pipa,
Dadle un libro a ese hombre,
Y su casa reluce con serena delicia,
Aunque su cuarto sea un cuarto pobre.

3

Denle a un hombre una pipa,
Denle un libro a ese hombre,
Y su casa reluce con serena delicia
Aunque su cuarto sea realmente un cuarto pobre.

*

Give a man a pipe he can smoke,
Give a man a book he can read,
And his home is bright with a calm delight,
Though the room be poor indeed.

JAMES THOMSON
(Glasgow, 1834 - Londres, 1882)

[Versiones de P. A.
Córdoba, 18-IX-15]

viernes, 17 de agosto de 2018


Serguiei Esenin

Alta la luna en la ventana…





Alta la luna en la ventana…

Alta la luna en la ventana. Y viento.
Y el álamo plateado se deshoja.

Lejos, solloza un acordeón,  la voz
Huérfana —y tan querida, y tan remota.

¿Dónde estás, viejo tilo, tilo mío?
La canción de jarana ríe y llora.

Un día de fiesta, yo bajaba al alba,
Con mi amor, y con mi acordeón al hombro.

Para mi amor, ahora, no soy nada.
Y al escuchar esa canción río y lloro.

Serguiei Esenin

[Versión de P. A.
Córdoba, 14-VIII-18]

*

Над окошком месяц…

Над окошком месяц. Под окошком ветер.
Облетевший тополь серебрист и светел.

Дальний плач тальянки, голос одинокий —
И такой родимый, и такой далекий.

Плачет и смеется песня лиховая.
Где ты, моя липа? Липа вековая?

Я и сам когда-то в праздник спозаранку
Выходил к любимой, развернув тальянку.

А теперь я милой ничего не значу.
Под чужую песню и смеюсь и плачу.

Сергей Есенин




jueves, 5 de julio de 2018



John Keats

Líneas que se supone fueron
dedicadas a Fanny Brawne





Líneas que se supone fueron
dedicadas a Fanny Brawne

Si esta mano, que ahora, viva y cálida,
puede aferrar con fervoroso ardor,
estuviera, ya fría, en el silencio
de hielo de la tumba, rondaría
cada uno de tus días, espectral,
y helaría los sueños de tus noches,
tanto que desearías que tu propio
corazón se vaciara de su sangre
para que por mis venas, nuevamente,
fluyera, como ayer, roja la vida,
y así se calmaría tu conciencia
―mírala, ahora te la tiendo a ti.

(Invierno, 1819-1820)

John Keats

[Versión de P. A.
Córdoba, 05-VII-18]

*

Lines supposed to have been
adressed to Fanny Brawne

This living hand, now warm and capable
Of earnest grasping, would, if it were cold
And in the icy silence of the tomb,
So haunt thy days and chill thy dreaming nights
That thou wouldst wish thine own heart dry of blood
So in my veins red life might stream again,
And thou be conscience-calm'd ― see here it is ―
I hold it towards you.

(Winter, 1819-1820)

John Keats

(London, 1795 – Roma, 1821)



martes, 29 de mayo de 2018



Dos versiones de un poema
de William Butler Yeats:
Who goes with Fergus?







¿Quién va con Fergus?

¿Quién ha de cabalgar con Fergus hoy?
¿Quién cruzará la espesura del bosque
y danzará a la orilla de las aguas?
Muchacho, alza tu frente pelirroja;
alza tus suaves párpados, muchacha;
no caviléis en miedos y esperanzas.

No miréis ya hacia atrás, no meditéis
en el misterio amargo del amor;
Fergus avanza con carros de bronce
dominando las sombras de los bosques,
el blanco pecho del oscuro piélago
los despeinados astros de la noche.

William Butler Yeats

[Versión de Ricardo H. Herrera
Buenos Aires, 28-V-14]

*

¿Quién va con Fergus?

¿Quién las riendas del carro de Fergus regirá,
Y rasgará la trama del bosque, honda, sombría,
Y en la orilla de arena junto al mar bailará?
Jovencito, levanta tu cabeza rojiza,
Y levanta tus suaves párpados, jovencita,
Y en miedos y esperanzas ya no cavilen más.

No miren hacia atrás, ya no cavilen más
Sobre el misterio amargo del amor; porque el bronce
De los carros la mano de Fergus rige ya,
Y ya rige las sombras profundas de los bosques,
Y el pecho blanquecino del tenebroso mar,
Y estrellas desgreñadas en fuga al horizonte.

William Butler Yeats

[Versión de P. A.
Córdoba, 28-V-14]

*

Who goes with Fergus?

Who will go drive with Fergus now,
And pierce the deep wood’s woven shade,
And dance upon the level shore?
Young man, lift up your russet brow,
And lift your tender eyelids, maid,
And brood on hopes and fear no more.

And no more turn aside and brood
Upon love’s bitter mystery;
For Fergus rules the brazen cars,
And rules the shadows of the wood,
And the white breast of the dim sea
And all dishevelled wandering stars.

William Butler Yeats

jueves, 17 de mayo de 2018



Vittorio Sereni

Saba





Saba

Gorra, pipa, bastón, los apagados
objetos de un recuerdo.
Pero vivos los vi en un fugitivo
de una Italia de escombros y de polvo.
Siempre hablaba de sí, pero como él ninguno
he conocido que de sí diciendo
y a otros pidiendo vida en el hablar
igual y mucha más vida le diese
a quien quería escucharlo.
Y un día, un día o dos después del 18 de abril,
lo vi correr desde una plaza a otra,
desde un café a otro de Milán,
seguido por la radio.
“Puerca —vociferando—, puerca”. Lo miraba
la gente, estupefacta.
Se lo decía a Italia. De golpe, como a una mujer
que sin quererlo o no, de muerte nos ha herido.

Vittorio Sereni

[Versión de P. A.
Córdoba, 1986]

*

Saba

Berretto, pipa, bastone, gli spenti
oggetti di un ricordo.
Ma io li vidi animati indosso a uno
ramingo in un'Italia di macerie e di polvere.
Sempre di sè parlava ma come lui nessuno
ho conosciuto che di sè parlando
e ad altri vita chiedendo nel parlare
altrettanta e tanta più ne desse
a chi stava ad ascoltarlo.
E un giorno, un giorno o due dopo il 18 Aprile,
lo vidi errare da una piazza all'altra
dall'uno all'altro caffè di Milano
inseguito dalla radio.
Porca vociferando porca. Lo guardava
stupefatta la gente.
Lo diceva all'Italia. Di schianto, come a una donna
che ignara o no a morte ci ha ferito.

Vittorio Sereni

[De Gli strumenti umani, 1965,
en Tutte le poesie, Mondadori, Milán, 1986]


viernes, 11 de mayo de 2018



Serguiei Esenin

Ahora, poco a poco, ya nos vamos…





Ahora, poco a poco, ya nos vamos
Hacia el país en donde hay calma y dicha.
Pronto, tal vez, tenga que recoger
También yo, para el viaje, mis valijas.
¡Queridas espesuras de abedules!
¡Tú, mi tierra! ¡Llanuras arenosas!
Ante la multitud de los que parten
No soy capaz de callar mi congoja.

He amado demasiado en este mundo
Todo lo que de carne viste al alma.
Paz al álamo que abre su follaje
Sobre el espejo rosa de las aguas.

Compuse en mi interior muchas canciones
Y mucho, en mi silencio, he meditado.
Estoy feliz, sobre la oscura tierra,
De tanto que he vivido y respirado.

Feliz de haber besado a las mujeres,
De ajar flores, dormir sobre la hierba,
De que nunca a una bestia, nuestra hermana
Menor, nunca he golpeado en la cabeza.

Sé que allá no florecen matorrales,
Ni susurra el centeno con su cuello
De cisne: así es que siento ante el gentío
Que parte, siempre, un estremecimiento.

Sé que en aquel país no habrá praderas
Blondas que ondulen en la blanca niebla.
También por esto me son entrañables
Los que viven conmigo en esta tierra.

1924

Serguiei Esenin

[Versión de P. A.
Córdoba, 12-V-18]

*

Мы теперь уходим понемногу
В ту страну, где тишь и благодать.
Может быть, и скоро мне в дорогу
Бренные пожитки собирать.

Милые березовые чащи!
Ты, земля! И вы, равнин пески!
Перед этим сонмом уходящим
Я не в силах скрыть своей тоски.

Слишком я любил на этом свете
Все, что душу облекает в плоть.
Мир осинам, что, раскинув ветви,
Загляделись в розовую водь.

Много дум я в тишине продумал,
Много песен про себя сложил,
И на этой на земле угрюмой
Счастлив тем, что я дышал и жил.

Счастлив тем, что целовал я женщин,
Мял цветы, валялся на траве,
И зверье, как братьев наших меньших,
Никогда не бил по голове.

Знаю я, что не цветут там чащи,
Не звенит лебяжьей шеей рожь.
Оттого пред сонмом уходящим
Я всегда испытываю дрожь.

Знаю я, что в той стране не будет
Этих нив, златящихся во мгле.
Оттого и дороги мне люди,
Что живут со мною на земле.

1924

Сергей Есенин